Inicio

El acompañamiento del saber.

  • Mejora de la calidad de vida de personas mayores de 65 años sin red de apoyo social y/o familiar.
  • Personas mayores de 65 años que no cuentan con una red de apoyo social y/o familiar.
  • La evolución sociodemográfica producida en España y, todo occidente, en las últimas décadas, acompañadas del incremento de la esperanza de vida, hace necesario que nos planteemos nuevos modelos de intervención para hacer frente a la situación de los mayores. Para conseguir este objetivo se ha de empezar a plantear nuevos programas de intervención que centren sus esfuerzos en conocer las necesidades que tienen las personas mayores en este contexto histórico y social en el que se hace imprescindible.
  • Necesidades derivadas de la perdida de apoyos familiares y/o sociales, que repercuten de manera negativa en su calidad de vida, son necesidades de objeto de intervención por parte de los mecanismos sociales y políticos.
  • La vejez es una etapa de la vida en la que se suceden una serie de pérdidas que facilitan la aparición del sentimiento de soledad. V. Madoz (1998) describe la soledad como “convencimiento apesadumbrado de estar excluido, de no tener acceso a ese mundo de interacciones, siendo una condición de malestar emocional que surge cuando una persona se siente incomprendida o rechazado por otros o carece de compañía para las actividades deseadas, tanto físicas como intelectuales o para lograr la intimidad emocional.”
  • Existe una diferenciación entre soledad objetiva y soledad subjetiva. La primera hace referencia a la falta de compañía. Según el estudio realizado por CIS-IMSERSO, el 14% de las personas mayores que residen en su domicilio manifiestan soledad, aunque no siempre implica una vivencia desagradable para el individuo. El problema aparece cuando si lo resulta, cuando la persona se siente sola, sentimiento que resulta doloroso y temido por un gran numero de personas mayores, pues nunca es una situación buscada. En este último aspecto, puede aparecer el denominado síndrome de la soledad, definido por Álvarez E.A (1996) como “un estado psicológico que sucede a consecuencia de pérdidas en el sistema de soporte individual, disminución dela participación de las actividades dentro de la sociedad a la que pertenecen y sensación de fracaso en la vida”. En este aspecto, la Organización Mundial de la Salud recurre al término de envejecimiento activo, el cual describe como “proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez.”
  • El envejecimiento activo no implica, por tanto, solamente la posibilidad de tener los cuidados médicos ante los problemas de salud que presenten en esta etapa de la vida, sino reconocer en la persona mayor un ser humano con necesidades sociales y relacionales, personas con posibilidades y potencialidades especiales en todos los factores comunitarios.
  • La Ley Canaria 3/1996, de 11 de julio, de participación de las personas mayores y de la solidaridad entre generaciones, recoge en su articulo 10 la importancia de abarcar en la atención a las personas mayores la totalidad de su bienestar personal, teniendo en cuenta la relación entre los aspectos físicos, sociales y ambientales. Esto supone, que la intervención tiene que ir destinada a la consecución del bienestar integral de la persona mayor, abarcando todos los aspectos que inciden en la calidad de vida de una persona. Por tanto, este proyecto nace de la necesidad de disminuir en las personas mayores ese sentimiento de soledad que tienen repercusiones negativas par su vida, con el fin de favorecer su calidad de vida y fomentar su participación social y comunitaria.
  • Asimismo, nace con la intención de, como indica la Ley 3/1996, , de participación de las personas mayores y de la solidaridad entre generaciones, conseguir, a través del acompañamiento, la promoción de la salud de la persona en aspectos como: hábitos de vida saludable, vacunaciones, prevención de caídas, prevención del abuso de medicamentos, así como de promoción de la cultura y ocio, favoreciendo el aprovechamiento de la cultura de los mayores, y fomentando a la vez su participación en actividades de ocio y tiempo libre que repercutan de forma positiva en su vida.
  • Asimismo, se tratará de difundir los valores y actitudes de nuestros mayores, a través de encuentros intergeneracionales.